nada más frágil que el equilibrio de los lugares hermosos.

marguerite yourcenar
memorias de adriano, 1951